Hostal Parque Natural

El Hostal Parque Natural es un alojamiento singular en el valle de Benasque dada su ubicación y entorno. Se encuentra a cuatro kilómetros de Benasque, en la entrada del valle de Estós a las puertas del Parque Natural Posets-Maladeta.

Al estar situado sobre un montículo goza de unas excelentes vistas hacia la parte Sur del valle, además la orientación Sur le protege del viento de componente Norte.

Para acceder se debe tomar el desvío al valle de Estós en la A-139 una vez pasado Benasque y el desvío a Cerler, justo después del puente de San Jaime. El propio acceso ya es un paraje único al transcurrir por una zona repleta de boj y acebo, dos arbustos característicos de la zona, ambos protegidos. En ocasiones es fácil ver algún corzo que anda despistado por la carretera de acceso, que nada más detectar el vehículo huirá asustado.

Durante la temporada alta, en la que los pueblos del valle pecan de exceso de bullicio el Hostal Parque Natural es un oasis de paz y tranquilidad, dejando en la parte baja del valle el gentío.

Cuando atardece no hay nada como tomarse algo tranquilamente en la terraza mientras vemos desaparecer el sol por la sierra de Chía. Al llegar la noche es posible escuchar a los grillos y algún ave nocturna, pero lo mejor es mirar hacia arriba y ver el cielo totalmente estrellado. A los amantes de los cielos estrellados les recomendamos las habitaciones con tragaluz de la segunda planta.

Los más pequeños de la familia disfrutarán de un entorno donde jugar y divertirse en la naturaleza, donde además cuentan con unos pequeños columpios. Dependiendo de la época del año de la visita se podrán ver e identificar las verduras y hortalizas que crecen en unas pequeñas jardineras y huerto.

No hay nada como sentarse a observar la naturaleza o leer un libro en cualquiera de las sillas que están distribuidas alrededor del hostal. ¿sabías que las sillas verdes distribuidas alrededor del hostal provienen de un antiguo telesilla de la estación de esquí de Cerler?

Durante las cuatro estaciones del año brinda la posibilidad de disfrutar de los encantos del valle de Benasque en un entorno tranquilo. En primavera se pueden ver como los ríos y barrancos del valle bajan con sus mayores caudales, durante el otoño los bosques se tiñen de mil colores, en verano es un lugar de reposo huyendo de la masificación de los grandes núcleos del valle, y durante el invierno, la estación de esquí de Cerler, se sitúa a 6 kilómetros del hostal.

Se tengan o no planeadas todas las jornadas en en el valle de Benasque nos comprometemos a asesorar en cuanto a excursiones y todo tipo de actividades que se pueden realizar.