Ruta de los Tres Barrancos

Si imaginamos una vista aérea de Benasque siempre tendemos a pensar en Benasque visto desde el mirador situado en la carretera de acceso a Cerler. Imagen forjada por la vista panorámica desde la frecuentada carretera de Cerler y por las numerosas postales que desde hace años circulan poniendo el punto de vista al Este del municipio. Desde la Ruta de los Tres Barrancos obtenemos unas vistas singulares, de todo el casco urbano de Benasque, Cerler, Anciles y el valle en general, desde la parte Oeste del valle.

A veces parece que para hacer una excursión bonita se deba acceder hasta Llanos del Hospital, el valle de Estós… pero desde el propio casco urbano de Benasque parten varios senderos que dan camino a excursiones que merecen mucho la pena.

El sendero fue abierto en el año 2006 tomando como referencia los caminos de Puyegarbes y el Ralla. Antiguamente estos caminos daban acceso a fincas que cultivaban los habitantes de Benasque. A lo largo del recorrido se cruzan los barrancos dels Molinasos, Sobarriba y de la Tuca del Mon. El último toma el mismo nombre que la montaña en cuya ladera discurre el sendero, la Tuca del Mon.

La excursión se puede iniciar por cualquiera de los dos lados. Bien  desde el acceso a la Escuela de Alta Montaña, pasado el Hotel Balliberna o bien desde el otro extremo, la del pequeño puente que se encuentra en la parte Norte de Benasque. De una forma u otra es una ruta circular. La excursión de la Ruta de los Tres Barrancos es una ruta muy fácil, accesible a casi todos los públicos. En ella se ascienden 275 metros de desnivel a lo largo de unos 5 kilómetros de distancia, tardando una hora y cuarto yendo a un rito relajado. Un buen sitio para iniciarla es la plaza mayor de Benasque, cruzando el puente que lleva a las piscinas municipales. Si la hacemos de Sur a Norte la ascensión será más progresiva y llevadera. Para ello una vez en las piscinas municipales deberemos ir hacia la izquierda.

La señalización a lo largo de la ruta es abundante y es imposible perderse. Además de la señalización se han habilitado numerosas pasarelas y escaleras para que sea muy accesible. Por ejemplo, el paso por el barranco dels Molinasos es espectacular gracias a las escaleras que dan acceso por una zona con vegetación muy frondosa.

A mitad excursión podremos encontrar la Fuen de les Esquirisueles donde refrescarnos, aunque siempre es más recomendable llevar agua y no tener que beber de aguas a las cuales quizá no estemos acostumbrados.

La ruta se puede hacer en cualquier época del año salvo cuando la montaña está cubierta por la nieve, aunque quizá en primavera y otoño es cuando es más recomendable debido a los colores del bosque. Desde la Ruta de los Tres Barrancos se contempla la Selva de Anciles, una de las grandes masas forestales del Valle de Benasque. La mejor hora para hacerla es por la tarde, ya que el sol no dará directamente en el recorrido, teniéndolo a la espalda, proporcionando muy buena luz sobre las vistas.